lunes , 18 diciembre 2017
Inicio / Destinos Turísticos / EXTREMADURA EN OTOÑO, GEOPARQUE VILLUERCAS IBORES JARA

EXTREMADURA EN OTOÑO, GEOPARQUE VILLUERCAS IBORES JARA

     Extremadura en otoño, Geoparque Villuercas Ibores Jara, un sorprendente conjunto de valles y montañas que nos reciben coloreados con el gris reluciente de las rocas y los múltiples tonos ocres de los robles, castaños y cerezos. En otoño, las subidas y bajadas de los senderos se hacen más llevaderas y pronto caerán las castañas y brotarán las setas, añadiendo nuevos alicientes a nuestra marcha. La llegada a los pueblos será más agradable con el olor de la lumbre y de los manjares que nos permitirán reponer fuerzas.

     El Geoparque Villuercas Ibores Jara es un macizo montañoso en el que podemos encontrar fósiles de hace millones de años, las rocas más antiguas de la tierra y una cueva natural excavada en rocas de 500 millones de años. Tiene una extensión de 2.544 km2 y está situado en el sureste de la provincia de Cáceres, entre las cuencas del Tajo y del Guadiana. Su mayor altura es el “Risco de La Villuerca” (1.601 m), y desde su cima se ofrece una magnífica vista que incluye las cadenas montañosas, los valles, las rañas y la Villa de Guadalupe con su Real Monasterio.

     Este conjunto orográfico ha sido declarado Geoparque al entrar a formar parte, en el mes de septiembre de 2011, de las Redes Europea y Global de Geoparques, auspiciadas por la UNESCO. Además, desde noviembre de 2015 tiene la consideración de GEOPARQUE MUNDIAL UNESCO.

     El Geoparque Villuercas Ibores Jara pertenece a la comarca del mismo nombre, que incluye 19 pequeños municipios cuya población va de los 300 a los 2.000 habitantes. La mayoría son pueblos característicos de la media montaña que viven de la agricultura, la ganadería y la explotación forestal. Su producción ha ido mejorando y adaptándose a las exigencias de calidad y hoy día la comarca ofrece dos excelentes productos que han sido reconocidos con Denominación de Origen, la Miel Villuercas Ibores y el Queso Ibores. También son muy apreciados los vinos de Cañamero y Alía amparados en la Denominación de Origen “Ribera de Guadiana”, los productos cárnicos con la D.O. “Dehesa de Extremadura”, las cerezas, las castañas y la pastelería artesanal.

     Otro de los activos del Geoparque Villuercas-Ibores-Jara es la riqueza de su extraordinario patrimonio natural, que incluye siete Zonas de Especial Protección de Aves y los ocho Lugares de Importancia Comunitaria reconocidos en la Directiva de Hábitats de la Unión Europea. En el Geoparque abundan las aves vinculadas a los elevados afloramientos de cuarcita de las sierras: el buitre leonado y negro, el alimoche, la cigüeña negra, el búho real o el águila real. Esto atrae cada año a numerosos amantes del turismo ornitológico, existiendo ya en la zona algunas empresas de geoturismo especializadas en la observación de aves.

     Los geoparques valoran igualmente la cultura, la antropología, la arqueología o la historia del territorio en la misma medida que lo hace con el patrimonio geológico o natural. En el Geoparque Villuercas Ibores Jara existen numerosos lugares de interés cultural que merecen una visita: La Puebla y Villa de Guadalupe, el Real Monasterio de Guadalupe, los castillos, las iglesias de Berzocana y de Alía, las viviendas de arquitectura tradicional.

     Para conocer en profundidad el Geoparque Villuercas Ibores Jara debemos visitar los 45 Geositios que agrupan elementos geológicos de extraordinario valor, como yacimientos minerales y paleontológicos, pliegues, fallas formaciones geomorfológicas y construcciones tradicionales, como hornos de cal, caleras, pozos de nieve, instalaciones mineras, etc. El de mayor altura el “Risco de La Villuerca”, y uno de los últimos adaptado para visitas del público es la Mina de la Costanaza de Logrosán. Los visitantes pueden descender a una galería para conocer el proceso de extracción minera, recorriendo el último tramo en un pequeño tren minero que conduce hasta el exterior.

     Pero el geositio más atractivo turísticamente es la Cueva del Castañar, una cavidad kárstica de espectacular belleza y valor científico, considerada una de las más interesantes de todo el territorio español, declarada Monumento Natural en 1997. La ornamentación que tapiza los techos, paredes y suelos de sus salas y galerías es verdaderamente única, proporcionando un auténtico espectáculo de formas y colores. La Cueva está situada en Castañar de Ibor, pero su elevada fragilidad ambiental hace que las visitas estén muy restringidas. La solicitud de visita puede hacerse por teléfono: 927 554 635, o por e-mail: cueva.castanar@juntaextremadura.net. Más información en la web Extremambiente.

     Estos espacios naturales pueden recorrerse siguiendo las numerosas rutas existentes, todas accesibles y perfectamente señalizadas. Entre ellas, destacamos cinco del entorno de Guadalupe que describimos con más destalle en el artículo “Guadalupe rutas por el Geoparque Villuercas Ibores Jara”: La Ruta de Isabel La Católica que debe su nombre a que fue la seguida por la Reina en su vuelta a Valladolid tras la toma de Granada y que transcurre entre Cañamero y Guadalupe; la Ruta de Alfonso XI que va de Navezuelas a Guadalupe y que recibe el nombre de este rey porque atraviesa la zona donde solía acudir a cazar osos; la Ruta del Arca del Agua, que pasa por la Ermita del Humilladero y llega al Arca del Agua, construida en el siglo XIV para abastecer el Monasterio y la Puebla; la Ruta de los Molinos, que recorre varios molinos harineros que abastecieron Guadalupe desde el siglo XV al XIX; y la Ruta de las Ermitas, elegida tanto por la belleza de las ermitas que la motivan como por las espectaculares panorámicas que pueden observarse en distintos puntos del recorrido. Podemos encontrar más información de éstas y otras rutas en la web oficial del Geoparque Villuercas Ibores Jara.

Check Also

EXTREMADURA EN OTOÑO, LA VERA

     Extremadura en otoño, La Vera, para disfrutar de sus bosques, montañas, pueblos, manjares …