lunes , 18 diciembre 2017
Inicio / Destinos Turísticos / EXTREMADURA EN OTOÑO, LAS HURDES

EXTREMADURA EN OTOÑO, LAS HURDES

     Extremadura en otoño, las Hurdes, uno de los destinos de turismo rural más demandados de toda España por los increíbles paisajes y rincones de sus valles y montañas, por la singular arquitectura de sus pueblos y alquerías y por los sabrosos manjares que ofrecen sus restaurantes, basados en productos naturales combinados con una maestría de siglos.

     A todo ello se une este fin de semana la posibilidad de participar en las catas y degustaciones que se ofrecerán en la V Feria Internacional de Apicultura y Turismo que se celebrará del 10 al 12 de noviembre en la localidad de Caminomorisco. Los asistentes, además de comprar los productos ofrecidos en los numerosos stands, podrán participar en catas, degustaciones, talleres gastronómicos y rutas 4×4 por la comarca. Más información en la web oficial de la feria.

 

     El otoño es la estación ideal para recorrer Las Hurdes y degustar los sabrosos manjares, antiguamente elaborados en la lumbre del hogar y hoy ofrecidos en los excelentes restaurantes repartidos por toda la comarca. Empezar la mañana con unas buenas migas nos proporcionará las fuerzas necesarias para subir a las sierras por los numerosos senderos que las cruzan. Y a la vuelta, recuperaremos las energías con una ensalada de limón, un revuelto de boletus, una caldereta de cabrito y socochones, todo regado con vinos y licores elaborados en la comarca.

     La experiencia de nuestra visita a Las Hurdes será doblemente satisfactoria si al placer de degustar la gastronomía hurdana unimos el gozo de recorrer las rutas que atraviesan sus sierras y valles, ofreciéndonos impresionantes vistas y pasando por pueblos y alquerías donde podremos admirar la arquitectura tradicional hurdana. Existen 35 rutas que recorren toda la comarca y cuya descripción podemos descargar en la web de la Mancomunidad de las Hurdes.

     Siguiendo estas rutas atravesaremos bosques milenarios, subiremos a miradores con espectaculares paisajes y conoceremos pueblos conservados como hace cientos de años. Si nos gusta descubrir nuevos paisajes y disfrutar de vistas espectaculares, podemos subir a los numerosos miradores estratégicamente ubicados: las Carrascas, entre Riomalo de Arriba y Robledo para contemplar las montañas y valles de Las Hurdes y de la comarca salmantina de Las Batuecas, la Antigua, para admirar el meandro el Melero, uno de los símbolos de la comarca, el del Chorro de los Ángeles y el de La Miacera, para contemplar sorprendentes los dos saltos de agua de más altura de Extremadura.

     Las Hurdes ofrece también experiencias interesantes a los amantes de la flora y la fauna. La práctica totalidad de la comarca está declarada Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), por servir de hábitat a especies tan emblemáticas como la cigüeña negra, el águila real, el buitre negro el azor y el alimoche. La vegetación autóctona de la zona está formada principalmente por enebros, robles, piornos, encinas, alcornoques y madroñales, teniendo reconoció como Árboles Singulares el Enebro de las Mestas, la Madroña de Guijarroblanco y los Tejos del Cerezal.

     Para decidir cuáles de estas rutas pueden ajustarse mejor a nuestros gustos y posibilidades, proponemos hacer primero cinco rutas que recorren toda la comarca  y que servirán para conocer lo esencial y provocar nuestro interés por seguir descubriendo los innumerables tesoros que esconden. Son cinco rutas cuya descripción completa hemos publicado ya en los artículos enlazados en los titulares y que ahora te resumimos.

     De Pinofranqueado a Riomalo de Abajo

     De Pinofranqueado a Riomalo de Abajo pasando por Azabal, Casar de Palomero, Caminomorisco, Cambrón, Cambroncino y Vegas de Coria. Una ruta por los pueblos de la parte baja de Las Hurdes, que podemos hacer en un fin de semana y  que nos servirá de introducción al conocimiento y disfrute de una de las comarcas de Extremadura con mayores recursos naturales y culturales.

     La recorreremos siguiendo la carretera Ex-204 que une Coria con Salamanca, con pequeñas desviaciones para visitar algunas localidades próximas a esta vía. Es una carretera ancha, de excelente trazado y sin dificultades a pesar de la orografía del terreno, lo que desmiente uno de los tópicos que hace muchos años dejó de ser cierto: la dificultad de acceso a Las Hurdes.

     El valle del río Ladrillar

     El del río Ladrillar es uno de los cinco valles que surcan las montañas de Las Hurdes, proporcionando tierras fértiles y facilitando la ubicación de pequeños pueblos y alquerías que conservan la arquitectura tradicional hurdana, adaptada a la difícil orografía del terreno. La ruta nos permitirá disfrutar de espectaculares paisajes desde los múltiples miradores que la jalonan. Miradores para contemplar las empinadas laderas que encajonan el valle, arañadas con trabajados bancales de huertos y olivos en la parte baja y pobladas de robles, castaños y madroños en la parte más alta.

     El río Ladrillar es uno de los cinco ríos que bajan de las montañas hurdanas, el último si accedemos por Coria y el primero si lo hacemos desde Salamanca por La Alberca. Empezaremos la ruta en la alquería de Las Mestas, en cuya plaza podemos admirar el Enebro de Las Mestas, declarado árbol singular de Extremadura, y terminaremos en subiendo al Mirador de las Carrascas, en el que podremos contemplar hermosas vistas, tanto del valle que hemos recorrido como del inicio del Valle del río Hurdano.

     Por los ríos Hurdano y Malvellido

     La ruta por los ríos Hurdano y Malvellido es un atractivo recorrido por los pueblos y los paisajes del centro de esta fascinante comarca. Podremos descubrir lugares tan extraordinarios como el Chorro de la Miacera, el Valle de los Tejos, el Volcán del Gasco y el Mirador de las Estrellas.

     Dejamos la carretera comarcal en la alquería de Vegas de Coria, ubicada junto al puente que cruza el río Hurdano, donde se ha construido una excelente piscina natural muy visitada en verano por las excelentes comunicaciones con el resto de la comarca y con la provincia de Salamanca. Subimos por la carretera que discurre junto al río y el primer pueblo que nos encontramos es la alquería de Rubiaco y a su izquierda, atravesando el río, la alquería deshabitada de La Batuequilla, donde podemos visitar la Garganta de Arrobatuequilla, lugar ideal para la observación de buitres, alimoches y cigüeñas negras.

     Valle del Esperabán

     El Esperabán es otro de los cinco ríos que atraviesan Las Hurdes de norte a sur y en esta ruta nos adentraremos también por los valles de sus afluentes, los ríos Avellanar y Horcajo. Comenzaremos la ruta en Pinofranqueado, localidad que ya describimos antes, donde el río Esperabán se une al río Los Ángeles, consiguiendo un apreciable caudal para mantener todo el verano una enorme piscina natural junto a la localidad que atrae cada año a miles de visitantes.

     La ruta sigue el recorrido de la carretera de las Alquerías, la CC-156, que sube junto al río Esperabán cruzando las alquerías de La Muela y Robledo. Subiremos también por el río Avellanar hasta la alquería del mismo nombre y por el río Horcajo, que da nombre también a la primera alquería que encontramos. Por el valle del Esperabán llegaremos a las tres últimas alquerías, Castillo, Aldehuela y Las Erías, desde donde podemos subir al cerro de La Bolla, para  admirar unas panorámicas espectaculares: al norte Ciudad Rodrigo, al este Las Hurdes y el Valle del Ambroz, al oeste la Serra da Estrela (Portugal), y al sur las comarcas de Sierra de Gata y Tierras de Granadilla.

     Ovejuela

     La ruta de Ovejuela es la primera que se encuentra el viajero que llega a Las Hurdes desde Coria. Esta alquería de Pinofranqueado ha estado siempre ligada al Convento Franciscano de Los Ángeles, construido con los materiales típicos de la zona: pizarra, madera y barro. Digno de admirar es el puente de los Machos, sobre el río Los Ángeles, construido a base de pizarra seca sin argamasa, a pesar de lo cual ha seguido impecable hasta nuestros días. Unos kilómetros más arriba se encuentra el mirador para contemplar el impresionante Chorro de los Ángeles, con más de 100 metros de caída.

     En Ovejuela podemos visitar el Centro de Interpretación de la Apicultura, subir hasta la magnífica piscina natural y, desde allí, hasta los pies del Chorritero de Ovejuela, una cascada de 50 metros que cae en una hermosa poza de aguas cristalinas ideal para el baño.

Check Also

EXTREMADURA EN OTOÑO, LA VERA

     Extremadura en otoño, La Vera, para disfrutar de sus bosques, montañas, pueblos, manjares …