lunes , 18 diciembre 2017
Inicio / Destinos Turísticos / VERANO EN EXTREMADURA, GARGANTAS Y PISCINAS NATURALES
METADATA-START

VERANO EN EXTREMADURA, GARGANTAS Y PISCINAS NATURALES

     Verano en Extremadura, gargantas y piscinas naturales que te sorprenderán por el frescor y limpieza de sus aguas, la tupida sombra de sus riberas, el asombroso paisaje de su entorno y el cuidado acondicionamiento y conservación de sus accesos y servicios. Las gargantas y piscinas naturales abundan en las laderas de las montañas de La Vera, el Valle del Jerte, el Valle del Ambroz, las Hurdes y Sierra de Gata, pero también existen algunas muy atractivas en el Geoparque Villuercas Ibores Jara, en la Sierra de San Pedro y en Tajo-Salor.

     Sería imposible incluir en este artículo una descripción detallada de los encantos de todas las piscinas naturales de La Vera, el Valle del Jerte, el Valle del Ambroz, las  Hurdes y Sierra de Gata, por lo que incluimos los enlaces a los artículos ya publicados de cada una de estas comarcas y sólo haremos una pequeña referencia al conjunto.

     La Sierra de Gredos, con sus cumbres nevadas durante buena parte del año, proporciona el agua que fluye abundante por las numerosas gargantas que bajan entre los pueblos de La Vera, proporcionando increíbles zonas de baño a lo largo de su recorrido. Ahora en verano no podemos desaprovechar la ocasión de bañarnos en sus gargantas, y junto a Garganta la Olla está una, la Garganta Mayor, que transcurre por unos parajes incomparables. Podemos bañarnos en “las piletillas”, pozas horadadas por el agua en rocas de granito junto al puente de la carretera, o subir garganta arriba y descubrir pequeñas pozas rodeadas de espesa vegetación y disfrutar de la soledad y del silencio, roto sólo por el ruido del agua.

     Sin duda son las gargantas las estrellas del verano en el Valle del Jerte. Son tan numerosas, que podemos optar por descubrir una nueva cada día o gozar diariamente de la más popular y fascinante de todas, la Garganta de los Infiernos. Esta garganta está enclavada en la Reserva Natural del mismo nombre, famosa por sus “pilones”, pozas escavadas por la erosión en enormes rocas graníticas, ideales para el baño. También podemos disfrutar de las numerosas piscinas naturales del propio río Jerte, formadas en pequeños remansos del río, completados en ocasiones con pequeños muros de contención hechos por el hombre.

     Para disfrutar del verano, el Valle del Ambroz ofrece, además de las frías aguas de sus gargantas y piscinas naturales, los tupidos bosques de robles y castaños de sus empinadas montañas que suben a más de 2.000 metros. De las montañas de Tras la Sierra baja el río Ambroz y numerosas gargantas y sus cauces son aprovechados para crear acogedoras piscinas naturales rodeadas de fresnos y alisos.

     En Las Hurdes, la tranquilidad de sus pueblos y la amabilidad de sus gentes te ayudarán a relajarte y las aguas de sus cascadas y piscinas naturales te harán olvidar el calor. En los cinco valles que bajan de las montañas hurdanas existen piscinas naturales, siendo las más visitadas la Alavea de Caminomorisco y la del río Los Ángeles en Pinofranqueado, una enorme piscina natural con un gran caudal de agua todo el verano.

     Además del clima y los hermosos paisajes de bosques y montañas, el verano en Sierra de Gata tiene un atractivo especial que justifica por sí sólo su elección como destino vacacional: las numerosas y bien cuidadas piscinas naturales. Prácticamente todos los pueblos disponen de una y podemos elegir entre las más frías y recogidas de los pueblos más altos y las más cálidas y amplias de los pueblos más al sur. Todas están perfectamente acondicionadas para el baño y disponen de amplias zonas de sombra.

     Muchas de estas piscinas naturales están en el propio curso de las gargantas y no han necesitado la intervención del hombre, permitiendo el baño en espectaculares pozas escavas por la erosión del agua. En otras, el hombre ha intervenido con pequeñas represas para elevar el nivel del agua en remansos de ríos y gargantas, consiguiendo amplias zonas de baño en las que el agua entra y sale continuamente, conservando el frescor y limpieza que trae de las cumbres.

     Este tipo de piscinas se dan también en otras comarcas de la región, menos conocidas pero igual de atractivas para quienes las visitan: el Geoparque Villuercas Ibores Jara, en el que destaca la piscina natural de Cañamero, la Sierra de San Pedro, con piscina natural en La Codosera y al otro lado de la frontera en Portagem. También puede considerarse una piscina natural, la Cantera de Alcántara, un embalse de agua rodeado de una impresionante pared, cuya singularidad se muestra en el vídeo: La Cantera de Alcántara.

     Por último, insertamos una relación con todas las zonas de baño con vigilancia sanitaria de la provincia de Cáceres, lo que no quiere decir que sean las únicas, sino que son las más frecuentadas, por lo que cuentan con control sanitario. A ellas hay que añadir las pozas de agua que podemos encontrar subiendo por las gargantas, en rincones paradisiacos que podremos disfrutar en solitario.

      En Extremadura, encontrarás el alojamiento que mejor se adapte a tus gustos y necesidades en la web Mil Alojamientos en Extremadura, recomendándote estos cinco:

   

   

Check Also

EXTREMADURA EN OTOÑO, LA VERA

     Extremadura en otoño, La Vera, para disfrutar de sus bosques, montañas, pueblos, manjares …